LA CUIDAD DESPUÉS DE LA VIDA. Parte 2

Recoleta, Buenos Aires.

Da ganas de acumular los adjetivos calificativos hasta alcanzar las cumbres católicas de sus panteones que sobrepasan las murallas, ocupa el espacio, llena los pasillos, domina a los vivos que se aventuran, y son numerosos, en sus avenidas, entre su soberbia, su grandeza y sus ricas posturas. Es un protótipo de ciudad en sí: frío, cuadrado, liso, propio al exceso, persiguiendo la naturaleza sabiamente controlada y relegada en ciertos espacios delimitados, es de piedra, de mármol y hormigón. Recoleta es también y sobre todo la supremacía del apellido, estos hombres y mujeres que “hicieron la historia”, hombres del Estado o artistas ilustres, todos se exponen en panteones y tumbas que compiten en magnificencia. Si le daba a la palabra “cementerio” la definición exclusiva del de recogimiento, entonces sería necesario guardar el de Recoleta entre la categoría “museo” ya que hoy la “visita” prima. Se la recomiendan hasta en las guías turísticas. “A su izquierda la tumba del escritor Adolfo Bioy Casares, un poco más lejos la de María Eva Duarte de Perón, y aquí a su derecha pueden comtemplar…” los grandes artesanos de la historia Argentina. Sorprendente relación con la muerte, las palabras “visitar un cementerio” me dejan siempre asombrada. Y se exclama: “¡Qué linda tumba!”, y por qué no quedar frente a la tumba de Cortázar… pero no, ¡me confundo! ¡Está en el cementerio Montparnasse en París!

LA CUIDAD DESPUÉS DE LA VIDA. Parte 2

Recoleta, Buenos Aires.

Da ganas de acumular los adjetivos calificativos hasta alcanzar las cumbres católicas de sus panteones que sobrepasan las murallas, ocupa el espacio, llena los pasillos, domina a los vivos que se aventuran, y son numerosos, en sus avenidas, entre su soberbia, su grandeza y sus ricas posturas. Es un protótipo de ciudad en sí: frío, cuadrado, liso, propio al exceso, persiguiendo la naturaleza sabiamente controlada y relegada en ciertos espacios delimitados, es de piedra, de mármol y hormigón. Recoleta es también y sobre todo la supremacía del apellido, estos hombres y mujeres que “hicieron la historia”, hombres del Estado o artistas ilustres, todos se exponen en panteones y tumbas que compiten en magnificencia. Si le daba a la palabra “cementerio” la definición exclusiva del de recogimiento, entonces sería necesario guardar el de Recoleta entre la categoría “museo” ya que hoy la “visita” prima. Se la recomiendan hasta en las guías turísticas. “A su izquierda la tumba del escritor Adolfo Bioy Casares, un poco más lejos la de María Eva Duarte de Perón, y aquí a su derecha pueden comtemplar…” los grandes artesanos de la historia Argentina. Sorprendente relación con la muerte, las palabras “visitar un cementerio” me dejan siempre asombrada. Y se exclama: “¡Qué linda tumba!”, y por qué no quedar frente a la tumba de Cortázar… pero no, ¡me confundo! ¡Está en el cementerio Montparnasse en París!

Publicado hace 1 año

Acerca de Tumblr:

Soy Esteban, publicista de profesión, un redactor de corazón y community manager por accidente, tranquilo, pelotero, jugado, inquieto, miron, melomano, cinefilo, padre de la niña más linda del mundo, esposo de la mejor mujer de la tierra, apasionado y un ex fumador compulsivo.

Siguiendo: